Blogia
Saltapura

Domingo 22, julio kvyeh

Domingo 22, julio kvyeh

Aunque los dirigentes y parte de la asamblea había dispuesto que todo se iniciara a las 10.00 horas, ellos/as mismos debieron realizar muchas tareas en sus hogares durante esa mañana, de manera que empezamos con un poco de atraso. Sin embargo, el momento previo fue aprovechado para invitar al público a visitar la exposición y a conversar con los expositores y también para adelantar la preparación del almuerzo.

 

Desde la cocina brotaba un acogedor aroma de navegado de chicha de manzana, cuando dimos inicio al recital. Lo primero fue una breve presentación realizada por Natalia Bart acerca de las propiedades de algunas especies vegetales nativas. Dispusimos de una computadora y un data, una muestra clara que el mingako trascendió – lejos - las fronteras de la comunidad. Ese día, habían llegado algunas personas mayores de la comunidad, el encargado cultural de la municipalidad (Luis Alvarez) y uno de los concejales (Turra Melillan).

 

Afuera llovía intensamente. "Que empiecen los dueños de casa" se escuchó y abrió el esperado recital Erwin Quintupill con un poema de don Anselmo Raguileo (El pregón de las arvejas), para enseguida mostrar un diaporama que resumía algunos momentos importantes de su vida. Y siguió con lo propio (“¿Por dónde vuelan tus pasos ahora abuela Rupayleu?/ Por dónde tu mirada se ha quedado? ¿En quiénes vive?/ ¿En cuál de nosotros bulle la sangre que brotó de tus heridas?”). Continuó Cristian Antillanca, quien nos habló de su Huiro natal, de su Chayhuín y su familia (“Que venga el Kallfürapa del otro lado del Chayhuín/ como toro embravecido/ a plantar bandera/ bandera mapuche/ para que retoñen tus hijos Juan/ y los nuestros puedan bailar pedir/ que se levante que se despierte/ de la tierra/ el coligüe.”). Fernando Raguileo en su primera lectura pública nos invitó: (“Vengan a mí/ poetas del silencio/ vengan y háblenme/ de sus penas y alegrías/ seamos esta vez eternos amigos/ y vamos a cada esquina/ de nuestros sentimientos”).

 Así fue transcurriendo este momento nunca antes vivido en Saltapura, viajando desde la poesía actual a la más antigua. Por eso, el cuarto en “subir” al escenario fue Víctor Cifuentes quien interpretó algunas canciones tradicionales, cantó sus poemas en mapuzugun acompañado de xuxuka, xompe y guitarra eléctrica. Toda su intervención fue en nuestra lengua. Los mayores sorprendidos, los jóvenes entusiasmados con las melodías y la fusión de los sonidos. ("Küllétuwepüle künuwiyïñ wünéntükunefiel lemúntu ñi wirár/ ingkámefiyiñ úyéchi anütuyawchi üñüm/ püfkütuiñmamefiyiñ ñi ngémayew ongüllkewün. ... Vamos por la huella con el bullicio del monte,/ vamos a defender a este pçajaro somnoliento,/ a refrescarle los ojos y la agrietada lengua.").

A continuación Zoila Huilipan interpretó tres canciones en mapuzugun. Se mostró relajada, al punto que el micrófono no le produjo complicación alguna. Pablo Quintupill, cerró este recital en que se encontraron las antiguas manifestaciones líricas cantadas y las actuales. El logko interpretó canciones históricas y de amor, haciendo que el público estallara en risas cuando mostró claramente el modo tradicional del cantar dialogado, es decir, dramatizando, cambiando la voz según el personaje.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres