Blogia
Saltapura

Piwucen

Piwucen

Vuela arriba. Tres veces dice en la noche como pidén. Para en los laureles, dicen. Vuela patas pa’ arriba y es como una gallina. Cuando lo hace normal, chupa la sangre de los animales. Probablemente empollan en laurel.

 

A un wigka le dieron el trabajo de cortarlo. ¡Ah!, dijo él, yo sé por qué nadie se atreve. “Me van a matar un cordero, me van a tener vino y ají”.

 

Empezó a cortarlo y a cada momento decía “tráiganme comida y vino”. Cuando cayó el árbol, ahí estaban los pajaritos, y el piwucen estaba bien curado, dicen.

Relato de Pablo Quintupill entregado a Erwin Quintupill, en Saltapura, 1985.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres